aspiradorasLas aspiradoras son todo un mundo. Solo es necesario dar una vuelta en la web comprarlasmejores.com/aspiradoras/escoba/ para comprobar que existen un montón de modelos diferentes. Pero, ¿cuál ha sido la evolución de las aspiradoras para el hogar?

Muchos de los aparatos domésticos que usamos en la actualidad tienen su origen en la Revolución Industrial. Aunque las aspiradoras actuales necesitan el uso de energía para poder funcionar, esto no ha sido siempre de esta manera, antes la electricidad no era un bien extendido ni podía estar al alcance de cualquiera.

Los primeros modelos de aspiradoras tienen su origen a finales de la década de los 50 del siglo XIX. Por aquel entonces, aquellos modelos nos presentaban una caja que llevaba incorporada una especie de cepillos giratorios que recogían la suciedad del suelo y la colocaban en un cajón. Alguno de estos modelos, además, tenían una hélice. Fue en el 1876 cuando Reuben Melville Bissell, que era propietario de una cacharrería, quién fabricó y patentó la marca Bisell, que se convirtió en una empresa muy importante en el sector.

Las primeras aspiradoras motorizadas se inventaron en el 1899. Se trataba de unas aspiradoras que podían eliminar el polvo con ayuda de chorros de aire comprimido, con un sistema que no aspiraba en sí, sino que con el chorro de aire conseguían que gracias a un circuito de aire la suciedad acababa en un deposito. Aunque no era en sí una aspiradora, es una precursora interesante.

El paso importante lo daría Thurman en el año 1900, cuando con la ayuda de una servilleta húmeda sobre la silla, sorbiéndola con la boca, se le ocurrió la idea para inventar la aspiradora. Esta prueba la realizó varias veces delante de algunos posibles inversores para poder iniciar su proyecto.

La primera máquina aspiradora motorizada, como pasa en la mayoría de inventos, era tan pesada que necesitaba ser transportada por caballos y usada por unos operarios que realizaban la limpieza. En aquella época era común que los dueños de la casa invitaran a sus amigos cuando pasaban los operarios ya que así demostraban su prestigio.

En 1907 James Murray Spangler daría el salto decisivo para convertir el mastodonte en una aspiradora portátil eléctrica. A partir de aquí la aspiradora fue evolucionando y cambiando hasta convertirse en el artilugio que conocemos hoy en día con sus características actuales.

Deja un comentario